3 apuntes del Club de Lectura

En Marzo, en #ClubdeLecturadeNidodeLibros leímos Matate, amor de la escritora argentina Ariana Harwicz.

 

Publicada en 2012, esta novela psicológica es la primera de Harwicz, con la que inicia la Trilogía de la pasión (Matate, amor, La débil mental y Precoz). La novela se lee como un monólogo rabioso de una mujer del campo que acaba de ser madre. Con la llegada del bebé, la protagonista se debate entre cumplir con el rol de cuidadora y por otra parte, las pulsiones violentas y casi animales que surgen en ella.

 

Te dejamos aquí tres reflexiones o apuntes para que tengas en cuentas durante tu lectura. 

 

 

 

#1 – La fricción

La novela ofrece una mirada que deconstruye la idea de maternidad normal o perfecta. Nos enfrentamos a una madre que no sabe querer, que por momentos no siente nada. Una pareja que se desintegra y se une por instantes. Hay una fractura total de la armonía doméstica, y sobre todo una mujer consciente de ello, en el limbo entre locura y la cordura. Así también una deconstrucción de esta idea de familias tipo. La novela en lugar de dar respuestas o explicaciones, nos muestra los matices. Experimentamos terror pero podemos también sentir dolor por la protagonista.

En una entrevista, Ariana comenta: «Lo más interesante en el arte es la fricción de mundos. El escritor tiene que evitar ser totalitario en su escritura. La única ética que tengo es no darle todo servido al lector, no darle un sentido cerrado a una obra, evitar las bajadas de líneas, las operaciones fascistas. No se trata de reemplazar lo que piense el lector por lo que pienso yo: no importa si le estoy diciendo aguanten las mujeres o abajo los feminicidios; ese sería un libro totalitario.»

 


 

#2 –  La locura, el sexo y la muerte

En un personaje, que deviene de una familia y un pasado normal, la maternidad induce a un estado de locura que permea sus pulsiones e instintos. Lo salvaje y la autodestrucción, -su deseo de acabar con todo, con ella misma-, dominan el estado mental y emocional de la mujer. Una búsqueda desenfrenada y violenta del sexo, como paliativo o fuga. Según Georges Bataille (El erotismo; 1957) la sexualidad humana, más allá de la animal, estaría impulsada por algo tan distintivo del humano como es la conciencia de la muerte. En el acto sexual, se disipan los miedos relacionados con la muerte, con la moral y con la incoherencia, y por ello, posibilita una intensificación de la vida al despojarla del orden y de la rutina diaria. “En primer lugar, la perturbación erótica inmediata nos da un sentimiento que lo supera todo; es un sentimiento tal que las sombrías perspectivas vinculadas a la situación del ser discontinuo caen en el olvido.”

 

 


 

 

#3 – La necesidad de la ficción

Recién publicada, la novela se recibió por algunos lectores y críticos como una invitiación al suicido, generando la cancelación de las redes de la autora. En mundo y un mercado editorial que está atravesado por la censura, ¿no es aún más urgente la defensa de la necesidad de la libertad de la ficción? Para Harwicz, la libertad creativa irrestricta es que el arte permite la sublimación. “Se suele pensar que prohibiendo que los chicos jueguen con armas de juguete se va a evitar que sean violentos. Y es al revés. Si al juego y el arte no se les permite la operación de sublimar, no pueden reemplazar el pasaje al acto.”

 


 

Conversamos con Ariana Harwicz sobre su novela. Encuéntrala en YouTube Nido de Libros>>

 


Inscríbete al próximo club. Más informas vía whatsapp +57 300 882 8423  o a contacto@nidodelibros.com

Compartir:

TOP