3 apuntes del Club de Lectura

En Febrero, en #ClubdeLecturadeNidodeLibros leímos Bajo la superficie (Everything under) de la escritora británica  Daisy Johnson.

 

Cuenta la historia de Sarah, una madre indigente, y su hija, Gretel, que vivían en una casa flotante a orillas del río Cherwell, en el centro de Inglaterra. Cuando Gretel tiene 16 años, Sarah desaparece una mañana, dejando a Gretel en un hogar de acogida, con fluidez sólo en su idioma inventado para ellas. La novela comienza dieciséis años después con una llamada telefónica. De adulta, Gretel ha pasado los fines de semana llamando morgue tras morgue en busca de un cuerpo que podría pertenecer a su madre. Un pensamiento vuelve constantemente a ella: un recuerdo del invierno poco antes de la partida de su madre, cuando un adolescente fugitivo llamado Marcus se unió a su pequeña familia. Gretel decide que el recuerdo debe poder ayudarla a encontrar por fin a su madre. Emprende la búsqueda que la llevará en medio de conversaciones entrecortadas y fragmentadas a descubrir la verdad.

Te dejamos aquí tres reflexiones o apuntes para que tengas en cuentas durante tu lectura. 

 

#1 – Todos los temas ya han sido escritos antes.

El telón de fondo sobre el que Johnson construye la novela es el mito de Edipo Rey. Su maestría radica en parte en que la novela está construida en tres lineas de tiempo y en escenario distintos, alternando pasado y presente y con personas narrativas diferentes (primera, segunda y tercera persona)

 

 

 


 

#2 –  Determinismo: un destino pre-escrito.

Cómo sucede en las tragedias griegas, toda acción que se realice para  evitar el destino vaticinado por el Oráculo sólo será dar un paso más cerca a convertirlo en realidad. Los destinos de los.  personajes de la novela, en especial Margot (que es también Marcus) están prefijados. Johnson también nos  hace pensar que el determinismo proviene del lugar en el que nacemos. ¿Es imposible escapar determinadas estructuras?

 


 

#3 – Un lenguaje creador

“Una y otra vez vuelvo a la idea de que nuestros pensamientos y acciones están determinados por el lenguaje que vive en nuestra mente,” nos dice Gretel, la narradora principal. Creciendo aislada en un bote anclado en una laguna, Gretel aprendió especialmente el  lenguaje nuevo , el léxico propio, que su madre Sarah creo para ambas. Johnson insinúa esta noción de que el lenguaje prefigura nuestra personalidad. O visto de otro modo, ¿creará el lenguaje su propia realidad?

 


Inscríbete al próximo club. Más informas vía whatsapp +57 300 882 8423  o a contacto@nidodelibros.com

Compartir:

TOP